Sombreros, Boinas y Gorras de protección contra las radiaciones electromagnéticas
Inicio Presentación Produits Modelos Términos y Condiciones 
Comprar Pagos Envío Dirección

Presentación

 

Somos un grupo de personas que padecen hipersensibilidad a las radiaciones electromagnéticas.

 

No tenemos fines de lucro.

 

Deseamos proporcionar a los europeos que padecen hipersensibilidad a las radiaciones electromagnéticas un producto que pueda mejorar significativamente su vida personal, familiar y social.

 

La idea de producir sombreros contra las radiaciones electromagnéticas surgió porque yo estaba incapacitado de ejercer funciones como docente e investigador y frecuentaba habitualmente bibliotecas, archivos, laboratorios, universidades y otros edificios públicos contaminados con las redes inalámbricas.

 

Confeccionar ropas o comprarlas a través de Internet era fácil, aunque muy caro.

 

Pero en mi caso, el órgano más afectado por radiaciones electromagnéticas era el cerebro y no había manera de protegerme discretamente en lugares públicos.

 

Debido a las radiaciones electromagnéticas, en los lugares donde había acceso inalámbrico a Internet sentía desequilibrios, una sensación de calor en el cerebro, heridas en el cuero cabelludo y un dolor de cabeza insoportable. No podía permanecer en estos sitios más de 20 o 30 minutos.

 

En esos momentos, hace cuatro años, había pocas protecciones para la cabeza, y eran tan horribles que sólo permitían su uso en el hogar. Hoy la oferta ha mejorado un poco, pero casi no hay sombreros, boinas o gorras que permitan a quien padece hipersensibilidad a las radiaciones electromagnéticas estar en un lugar público sin llamar la atención.

 

La solución que encontré fue fabricar sombreros y boinas para mí mismo, recubiertos de tejidos que compré a través de Internet y que mitigaban las radiaciones electromagnéticas.

 

Luego otras personas me pidieron que les proporcionase los sombreros y boinas similares. Y así nació la idea de ayudar a otros hipersensibles como yo.

 

Esperamos poder ser útiles a muchas personas que padecen este problema de salud bastante grave.

 

Estos sombreros, boinas y gorras, permiten a las personas hipersensibles estar en lugares públicos, discretamente, como cualquier persona que no tiene este problema.

 

En el futuro, por razones fiscales y si el servicio que pretendemos ofrecer tiene una recepción positiva entre los hipersensibles europeos, podremos crear una pequeña entidad comercial, pero siempre manteniendo un espíritu de ayuda, social, afectivo y humanitario, a favor de a las personas que sufren hipersensibilidad, un problema tan frustrante y, lamentablemente, tan mal entendido por los demás.    


Mário Rodrigues

Professor e investigador

(Hipersensible a las radiaciones electromagnéticas)